La negociación colectiva beneficia a todos

En este país la negociación colectiva cubre a todo el universo de trabajadores de un sector o una empresa, más allá de lo que puedan negociar individualmente, por ello la negociación colectiva que pagan los afiliados beneficia a todos los trabajadores, y la “paz social” y los acuerdos que han asumido todos los agentes sociales: patronales y sindicatos, afectan a todo el universo: a todos los empleadores del sector y a todos los trabajadores del sector, más allá de la afiliación o no de los trabajadores o la pertenencia o no de los empleadores a una patronal. El hecho es que esa negociación colectiva que sirve al conjunto de los trabajadores y empresarios la pagarían sólo los afiliados a los sindicatos y los asociados a las patronales es lo que justifica la financiación de los sindicatos y patronales.

¿Y esa negociación realmente beneficia? Evidentemente que sí, todo el mundo sabe lo que son los costes de la negociación. El hecho de que los trabajadores tengan que lidiar por sí solos sus condiciones laborales sin ningún suelo es lo que se llamaría una situación de desigualdad negociadora o de monopsonio. Puedo entender que haya muchos que consideren que el convenio de su sector es una mierda, seguramente lo és, pero también es más o menos proporcional a la productividad y más jodido sería negociar tu sueldo partiendo del Salario Mínimo Interprofesional y tus condiciones del Estatuto de los Trabajadores. Por tanto ya va bien que como mínimo parte del esfuerzo negociador se haya simplificado, las condiciones sean un poco más homogéneas y de partida los convenios ofrezcan una foto del suelo de los salarios del sector y que corresponden más o menos a aquello que están dispuesto a pagar las patronales y lo mínimo exigible por los sindicatos. Sólo hay que comparar la relación de salarios en sectores con o sin presencia sindical, o con o sin negociación colectiva para ver el resultado: sectores como el “lleure” o la vigilancia privada han visto cuando se han podido organizar sindicalmente como sus salarios daban un salto del 15% en un año porqué se equilibraba (y bastante) el poder negociador del empleador con el del trabajador.

Por tanto la existencia de negociación colectiva es buena para el trabajador, y también es buena para el empresario porqué le ofrece marcos de seguridad jurídica y unas reglas a las que atenerse. Además limita mucho el efecto de competencia a la baja en salarios en la oferta de servicios y también estabiliza, cuando es más o menos coordinada, a civilizar la economía. Por tanto la negociación colectiva que tiene muchos beneficios para trabajadores y empresarios y para la propia economía se pagaría sólo por los afiliados. De ahí a que los sindicatos en proporción a su representación reciban apoyo económico del sector público.

Aún no hay comentarios.
Aún no hay trackbacks.