La afiliación a los sindicatos mayoritarios crece desde los años 80

La afiliación a los sindicatos ha aumentado desde los años 80 hasta nuestros días (a pesar de lo que parece que se ha establecido en el pensamiento colectivo) pasando de 500.000 afiliados a más de los 2.500.000 20 años después, doblando la densidad sindical, del 8% a más del 16%.
La literatura seria, indica que los sindicatos son muy lentos a la hora de recuperar las bajas sindicales y que efectos como la aparición de nuevos sectores, o las medidas antisindicales (como la prohibición de los sindictos libres en una dictadura) se tardan hasta 30 años en restañarse. Eso es debido a que es mucho más fácil destruir la presencia sindical mediante mecanismos institucionales o malas prácticas empresariales que su recuperación posterior cuando tales prácticas se impiden (por ejemplo, mediante leyes que prohiben despedir a los delegados sindicales o penalizan la persecución sindical).

Seguramente los sindicatos europeos son organizaciones que han avanzado mucho en su concepción original: dominan perfectamente la democracia industrial, en casi todos los países de la UE-15 tienen una amplia fuerza en la negociación de las condiciones laborales y tienen capacidad de influencia en el desarrollo de las políticas de los estados. En parte la muerte por éxito de la socialdemocracia se debe a que los sindicatos europeos han tenido la capacidad de influir en esas políticas. Y por supuesto han transformado sus organizaciones para ser centrales de servicios para los trabajadores.. servicios de bastante calidad cuando se consulta a los que los han usado. Pero entrar en explicar la transformación profunda del sindicalismo europeo (dejando un poco a parte a los franceses que siguen la lógica del mayo del 68 de la izquierda francesa) excede este artículo.

El crecimiento que ya analizaba en el período 1980 – 2003 en mi análisis original podría no estar continuando en los últimos años de pleno apogeo de la ideología del ultraliberalismo… Parece ser que no. Según datos de la OCDE, la afiliación sindical a los dos sindicatos mayoritarios en España ha ido aumentando de forma constante esta última década hasta el último año del que se tiene datos.

afiliacion-espanaAsalariados afiliados a los dos sindicatos mayoritarios (UGT y CCOO). Datos recogidos por la OCDE. Quedan excluidos afiliados jubilados y autónomos afiliados.

Se ha de suponer, que igual que ocurrió en el período 1993-1994 la crisis del momento que destruyó puestos de trabajo y que también provocó la caída de la afiliación en esos años, se vuelva a dar en estas fases de destrucción de empleo. Pero todo indica que a pesar de todo y de la futura caída de afiliación debida a esta causa, la salud del sindicalismo español es más alta de lo que nos quieren vender ideológicamente. El mito del “sindicalismo hiperpresente” de inicios de la democracia no es más que un mito simbólico, significativo en las empresas (normalmente industriales) donde estaba presente por la significancia de sus luchas, pero con menor peso en el conjunto de todos los sectores que ahora y mucho menos peso institucional. Los sindicatos han adaptado sus estructuras para estar presentes en más sectores, afiliar jóvenes y mujeres, trabajar con los autónomos, y a utilizar más herramientas que la gestión del conflicto colectivo. El resultado es que hoy tenemos sindicatos mayoritarios más fuertes que hace 25 años.

Aún no hay comentarios.
Aún no hay trackbacks.